Buscar este blog

lunes, 16 de julio de 2007

echando impresentables por la borda

Extraordinario el poder que -todavía- posee la administración K, demostrado ahora en esta salida de Miceli sin que el presidente se vea obligado a dar explicaciones, en una omertá parecida al ominoso silencio de Basile ni bien terminó el partido con Brasil.

Poder temporario, relativo, pero poder al fin. Permite guarecer a funcionarios corruptos, desproteger al pueblo a quien se debe servir y adornar todo con una cantinela inintelegible acerca de los cambios necesarios.

De todos modos, la salida de la ministro poco significa puesta en el contexto de un presidente que ha declarado prescindible la cartera que ocupaba. Siempre se supo que Kirchner maneja directamente las riendas de la economía y están demasiado claros sus objetivos y el modelo que sostiene como para -emulando el pasado atribuir al cambio de asistente alguna consecuencia que empeore las cosas.

Hace ya mucho tiempo, una obra de teatro muy menor se presentó en Mar del Plata. Su elenco estaba compuesto por adolescentes que prometían desde lo actoral, y que hoy día gozan de cierto prestigio: Leo Sbaraglia, Andrea Pietra, Fernán Mirás, Cecilia Dopazo, entre otros.

No estaría mal que se reestrene con toda la troupe que hoy acompaña a la dupla presidencial:

LOS NOVENTA SON NUESTROS.



Adiós Felisa, adiós. Suerte en tu nuevo puesto en la fábrica de juguetes Mis Ladrillos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente,hasta hace un tiempo cuidaban las apariencias .ahora es como que se rien de la gente con declaraciones como las de Picoloti :sseguiremos gastando y contratando .
Confío en que no hay mal que dure cien años ni país que lo resista ,pero este........
Nélida

Anónimo dijo...

¡Uuuuy, que cagada con los cosos estos. Pero te comento que hay un comentario mio en "y bueno"
SERGIO