Buscar este blog

domingo, 22 de julio de 2007

Ampliaciones




No deja de resultarme curioso esto de hacer crónicas sobre mí mismo. Si bien era corriente en el programa, aquello era mas bien una transgresión en medio de noticias relevantes. Ahora, sin los temas de fondo, pareciera que nado en mis propias trivialidades. De todos modos, hace unos cuantos días que alucino con una idea: la vida propia, la vida de los grandes personajes, la vida de los países, está mayormente constituida por pequeñísimas circunstancias cotidianas. Pienso en un forúnculo en la espalda de San Martín, una pelea conyugal de Leloir, pedos acumulados por Mahoma, un día -meses antes del historiado incendio- en que subió el precio de los dátiles en Alejandría.
Puede ser que a muchos sólo nos quedan esas menudencias de la historia, que no haya una jornada especial en que descubramos, por ejemplo, la fórmula mágica para diseñar cajas de CD´s irrompibles. Entonces no tenemos mas remedio que convertir una puteada proferida sin aliento a un conductor que nos salpicó barro en una proclama revolucionaria, tomar cualquier microdesgracia y llevarla a la categoría de epopeya.
En ese marco cuento que sí, que otra vez estoy por empezar un nuevo trabajo. Se tratará, desde el primer lunes del final de las vacaciones, en ser secretario administrativo contable del gremio de los médicos y profesionales de la salud, la Cicop. La verdad es que eso me tiene contento, celebro ser rescatado de la categoría de desempleado parcial. Siempre cuento con mi lugar en la escuela de radio -Eter- pero el afán por comer galletitas o frutas de mis hijas hacen que todo ingreso resulte poco.
Se ve que de algún modo el periodismo se me metió en la piel, al punto de representar para muchos mi razón de ser. Porque cuando les cuento a ustedes, mis amigos, que otra vez voy a trabajar, la imágen vuelve a ser la del micrófono. Y a mí me pasa lo mismo, aclaro. Porque además extraño ese canal de expresión. En ese sentido digamos que hay una ventanita pequeña que podría abrirse. No es ni una buena ni una mala noticia: está bueno que se abra un ventanuco, pero después de tanto golpearnos contra los marcos, necesitamos que si hay una chance consista en un ventanal o una puerta de doble hoja. Caso contrario preferimos el exilio interno y los silencios interrumpidos por este blog.
No corren buenas épocas para discutidores, problematizadores e incorformes manifiestos. Pese a que corre un aire de incorformidad clasemediero (precios de lechuga y crisis energética mediante), al medio pelo argentino no le cabe otra que el menú fijo, si se cansa del pollo al verdeo se va a los sorrentinos y de allí de vuelta al pollo; salta entre malos conocidos y los soporta hasta que el disimulo de sus corrupciones ontológicas se les cae por obra de la autoconfianza. Se suceden los nuevos perones que seducen a las masas por izquierda o por derecha, pero nunca terminan de enojar a los Braden, que siguen el juego cagados de risa.
La frasecita "Y a quién vas a votar si no?" , recorre las calles como una letanía, convenciendo de que la cosa pasa por ahí, por un dedo mágico que se apoya en el menú político sin leer jamás los costos.
Es probable que mi postura sea un acto de soberbia repugnante. Qué se yo, será que en este Prode hace mucho que vengo agarrando los puntos, con la vieja formulita "piensa mal y acertarás". Cayó De La Rúa, la converitibilidad, el Frepaso, el rodriguezaísmo, el duhaldismo y su manzaneraje, y caerá el kirchnerismo progre para que se vea su cara maquillada. Por menos que ésto Nostradamus es un grosso.
Pesimismo o autodefensa. Para quien ha visto "El abogado del Diablo", me pasa que veo los rostros de la época y -como fotogramas montados en la película- de repente se corre la piel y aparecen los monstruos de siempre, sirvientes del mismo y poderoso amo.
Después de este hermoso, digestivo y sentador canto a la vida, me despido de uds. atentamente.
Jorge Elano Dino

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido Jorge:Primero feliz día del amigo para vos y Vanesa ,tarde pero hace dias no podia usar la compu.hermoso tu mensaje anterior.
Me alegro por tu nuevo trabajo,y lo de la ventanita,como en las casas hechas con mucho esfuerzo después puede cambiarse por un amplio ventanal,paciencia que todo llega .
Personalmente soy de las que prefiere dar el voto a un partido chico pero que al menos parece honesto ,para que tenga al menos una banca y no a los malos conocidos de siempre .Tal vez se pueda cambiar algo.
Visite la pagina de los alumnos de ETER y esta muy buena .¿pueden hacer comentarios de los candidatos de
Mardel que no son conocidos?
Besos a todos .Nélida

marcelo dijo...

una alegría por tu nuevo laburo, felicidades. Que está abueno saberse capaz de sobrevivir, que no es poco. Lo que viene después es también (aparte del terrible enemigo) lo que uno construye que además no se puede construir solo, y menos con pensando en votos. Y no lo digo porque no haya que votar; lo que es seguro es que no va a cambiar absolutamente nada, al menos en estas actuales circunstancias. Un abrazo, y fuerza!!

Anónimo dijo...

Me alegra que ya tengas laburo. Y que esté esa ventanita entreabierta pues, como bien dice Nélida, siempre tendrás la oportunidad de pasar de la ventanita al bowindow... En definitiva, lo importante es que tus niñas tengan sus galletitas y sus frutas, ¿no?

En cuanto a tu necesidad de expresión, te seguiremos leyendo por aquí hasta que tengas tu espacio en el éter con minúscula. En mi caso particular, dada la distancia, este blog llega a donde la radio no lo hace. ¡No menosprecies los alcances de la web!

Salud y gozo (¡y galletitas!)
GabyF

Anónimo dijo...

... y, entre nos, ¡te encanta hacer crónicas sobre vos mismo!
Baci, GabyF

JORGE KÖSTINGER dijo...

Está bien, cuento yo de nuevo (dale que era la escondida) Gaby me atrapó
besos