Buscar este blog

jueves, 19 de julio de 2007

Amistad

Queridos amigos:
Feliz día a todos. En esta fecha en que se conmemora la supuesta llegada del hombre a la luna, considero pertinente acordarme de ustedes. Dado que no programamos con tiempo y andá a conseguir una mesa, mi saludo será solamente éste, virtual.
Virtual y virtuoso será mi saludo, amigos. Es tan extraño este tema (al que voy a referirme) que ya parece común.
Hoy vinieron unos tipos a limpiarme la línea (aparentemente estaba sucia) como para ponerme banda ancha. En realidad para eso vinieron ayer, pero el tema es que les compré un televisor a mis niñas, y para darles cable compré un alargue que recorría toda la casa provocando tropezones y dificultades para barrer. Para hacerla corta les encargué a la dupla de la telefónica que -ya que tenían escaleras altas- agarren el cable y me lo manden para el fondo por arriba del techo. Me perdí. Ah sí.
La cosa es que le digo a uno de los sujetos "esto de la banda ancha está por explotar no?". A lo que el operario me corrige: "ya esplotó".
Cuestión que hoy caí en la cuenta del pasado que estamos viviendo respecto de la comunicación virtual. Se viene la radio en internet, la televisión, el cine, votar, comprar, vender, transitar, permanecer, habitar, todo desde una misma máquina.
Y en este mientras tanto, nos vamos acostumbrando a relaciones que años atrás eran impensables. Me pasa que me quedo mirando mi libreta de direcciones, constituida por gente de toda época: compañeros de primaria, compañeros de secundaria, compañeros de facultad, compañeros de pensión (de cuando iba a la facultad), amigos de toda la vida, amigos de hace veinte minutos, mi psicóloga, mi familia, gente a la que no quiero ver, gente a la que no puedo ver, oyentes de la radio, compañeros de trabajo, varios desconocidos y hasta alguno que hoy viste su pijama de madera. Es un presente perpetuo. Uno varía su estado, conforme se relacione con representantes de épocas mas o menos felices y de acuerdo a cuáles sean los recuerdos.
Pero hay mas: la sincronía en el tiempo permite que nos resituemos en relación a ese pasado. Yo en el secundario me sentía (y creo que era) una especie de nerd, mezcla de freak algo dark, sin el glamour que esos encuadres tribales pueden tener. Digo, expresado así, me haría ver como Kurt Cobain que ni ahí. La cosa es que algo de nuestra esencia reemplaza a nuestros estadíos de cada momento de la vida, la oportunidad de seguir "en línea" me deja sentir ahora que no ocupamos una misma aula, que somos mas amigos que antes. A lo mejor es eso, el no vernos, al no estar a la vista las muchas mutaciones del paso del tiempo, al no interponerse a la hora de estar frente a una pantalla ni las mil desventuras que nos fruncen el ceño ni las mil diferencias socioculturales que nos van tallando, aparece eso que se esconde tras los huesos y la carne, eso que todavía nos deja jugar como si fuésemos chicos, eso que seguramente alcanzará la eternidad: la esencia.
Uno se hace mas comprensivo de sí mismo y de los otros, aprende a querer lo querible y a desdeñar lo malo. Así funcionan las amistades.
Por eso, queridos amigos
feliz día
Jorge

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Guau.
En el último párrafo escribiste exactamente lo que yo vengo pensando desde hace unos días.
Qué asombroso.

Feliz día, amiguito.

Besos y abrazos.
Salud y gozo.
GabyF

Anónimo dijo...

soy anonimo pero con estas pistas vas a saber quien soy:
la queres mucho y es tu preferida.
casi siempre lleva trensitas al colegio o pirulincho.
bueno creo que ya sabes quien soy......
queria dedicarte esto:
un verdaero amigo esta en las buenas y en las malas.
Te acompaña en los llantos y en las risas.
Esta en el exito y en la derrota.
Te sigue en las guerras conra el bien y el mal...
Y solo quería decirte que te quiero y siempre podes contar con migo..
te amo
anonimo

Anónimo dijo...

Gracias. Lo más lindo que lei hoy acerca de la amistad y con lo que realmente me siento identificada. Aunque no acostumbro a festejarlo y enviar mensajes, te deseo un feliz dia, amigo desconocido!!!
un abrazo
Sandra

JORGE KÖSTINGER dijo...

Gaby: Feliz día para vos también; espero que nos veamos pronto, te quiero
Sandra:qué bueno que hayas entrado y podamos coincidir aun en nuestro mutuo desconocimiento. Gracias

Anónimo dijo...

Es verdad Jorge, lastima que tardamos casi cuarenta años en darnos cuenta de estas cosas y nos vemos obligados a seguir viviendo en la locura cotidiana, Viva la esencia, carajo!
Osvaldo