Ir al contenido principal

La Legión Extranjera




Pues la cosa es que ha terminado otra semana. Ayer tuve ocasión de presenciar la charla que el sociólogo Artemio López ofreció en Fray Mocho, en el marco del ciclo Café+Cultura+Nación. Ay mamá. Después de un acertado introito acerca de la desaparición sistemática de las capas medias de la dictadura para acá, el encuestador (a éste termino sinonímico se ha reducido la profesión de sociólogo, y a él le cabe justito, aunque ni con las encuestas la pega) divagó sobre la falta de participación política de los jóvenes de la actualidad. Lo curioso es que él mismo, supuestamente avezado en las lides de explicar a las masas cómo funcionan las masas, hacía un encogimiento de hombros a la hora de fundamentar su aseveración.
Me permito algunas reflexiones al respecto. La primera es que me tiene seco ese discurso "ah, yo a ésta edad le cebaba mates a Dante Gullo", chasqueando la lengua por la supuesta falta de idealismo de parte de los jóvenes. Pero fuera de ese malestar intestinal que me generan todos estos setentistas canosos y promovidos a algo por el kirchnerato (y aclaro que lo que me fastidia es el márketing setentista y por supuesto no la defensa de los derechos humanos, vereda de la que siempre me sentí parte), hay muchas razones que dan cuenta de por qué parece que a los jóvenes no les importa.
La primera es que los jóvenes no importan, y de allí su menefregismo aparente. Luego, que a muchos jóvenes sí les importa, pero están corriendo por fuera de las estructuras tradicionales (lo que los hace invisibles a los ojos del actual stablishment progresista y esponja).
Finalmente, vivimos una época donde se ha cerrado el debate. Y hago punto después de "debate" porque creo que el concepto es absoluto, corriendo para el político, ideológico, cultural. Los medios de comunicación (que según Artemio están enojados porque el presidente no les da bola y además no tienen por qué decirle al presi qué tiene que hacer y me cago en la democracia) se han convertido en una deshonra para la profesión periodística: periódicos que no dicen, radios que no profundizan, cámaras que no enfocan. Carentes de noticias y por tanto de problemas (y la concatenación de éstos en ideas abstractas pero que atacarían al fondo de la cuestión) la no participación no sería mas que el fruto de la anomia en que subsumen a la sociedad desde las estructuras económicas, gubernamentales y mediáticas actuando en tandem. Por qué deberíamos participar si "todo está bien", si el nuevo líder se encarga, etc.
Allí mismo, en la librería pero mas temprano, me encontré con Marcelo, que me está haciendo la regamba para la exposición del 9 de junio. Y hemos charlado un poco sobre este particular. Me da para seguirlo mucho más, pero esperaría a que alguno aporte equis cosa. Pero me autocito en lo que le dije: creo que mas importante que tratar de cambiar a los demás, los que siempre estamos esperando que las contradicciones los empujen a nuestro barrio ideológico de renegados, deberíamos juntarnos un poco y hacer una fiesta. Algo así como lo que hacen las colectividades extranjeras.
Buenas Noches
Jorge

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Mi estimado, admirado y nunca bien ponderado pajarete
Para que don Artemio se ilumine un tanto sobre la temática de la juventud, divino tesoro, aunque me temo que jamas lo será suficientemente, le recomiendo la lectura de PATAS ARRIBA de un tal GALEANO, no se si te sonará
Nosotros, los setentistas canosos, tendríamos que hacer examen de conciencia, autocrítica y todos los etceteras que existan, tal vez, algún dia lleguemos a comprender que el mundo no se terminó con nuestra juventud, sigue avanzando y sigue cambiando, gracias a Dios o a quien sea
Un gran abrazo
Osvaldo Pampín
Anónimo ha dicho que…
Me olvidaba
¿Viste la entrevista a Firmenich?
¿O el monologo de Firmenich?

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…